10/8/11

03. Andréyev

Andréyev y Repin fueron camaradas, tenían intereses creativos mutuos. Y la fascinación que sentían el uno por el otro quedó plasmada en sus obras. Semejante a lo que yo no acierto a ocultar por ella…


(del diario personal del dr. Sverennson)


El vodka había conseguido desatar las lenguas, y también las ganas irrefrenables de algunos por aparearse a toda costa, allá mismo o en alguna de las habitaciones contiguas.
Sin embargo a ti te dio un aire taciturno, retraído, que alejó no pocas candidatas a tu lecho.
Al quedarnos a solas, me convertí en tu última baza; pero sabía que dejarías perder la mano a menos que…


Cerré con llave y la prendí de mi liguero. Era preferible que aquello que no iba a pasar quedara entre nosotros dos.
Regresé a la butaca con la precaución de hacer visible el dorado colgante, y me solté el pelo.
En pocas horas tus labios me dijeron cosas definitivas, cosas que yo había intuido en los angostos silencios que ya habíamos compartido. Palabras emanadas también del pozo sin fondo que la alta graduación adormecida en las vacías botellas emponzoñó a traición.

¿Por qué todo se hace tan monstruosamente fácil contigo?
No quieras saberlo tan pronto…



[El cuadro de Repin me esperaba hoy. Sabe tan bien como yo que soy incapaz de resistirme a ese íntimo atractivo que te han dado los años.]

Safe Creative #1108109838490

8 comentarios:

  1. Encuadrado, no se porque, en ese grupo de vagabundos, itinerantes, os bautizaron, y tú, inconformista siempre, más que terrible fuiste pintor.
    Abandonaste la hora violeta, más allá de tu aguja dorada, retratando amigos y enemigos. Retrataste la furia de Iván el Terrible maltratando a su hijo hasta el fallecimiento.
    Ana Karénina se paseaba por la antesala, dejando en el cuadro a su autor León Tolstói mientras sonada de fondo La Sonata a Kreutzer.
    Te atreviste con este y con el oeste, con el amigo de Máximo Gorki, Leonid. Andrejev. Inseparables el uno del otro hasta inmortalizarlo, tal y como queda reflejado en el diario del Dr. Sverenson que ilustran tus líneas.
    Las revoluciones no fueron a tu gusto, Andrejev, dejaste los bolcheviques por el 7º de caballería como aquel “El que recibe las bofetadas” tras “El rapto de las sabinas”.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas del vodka frío...mmmmmm...entiendo todo lo demás.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Letras cargadas de un erotismo magnifico, hay sensaciones tan intensas que se puede intuir casi paso a paso lo que sucedió... besos hermosa mujer.

    ResponderEliminar
  4. Repin y Andréyev compartieron su arte.
    El pintor le hizo dos retratos, que se sepa, e ilustró su obra "Los siete ahorcados".
    Y Andréyev le dedicó un relato y recibió la aprobación de Repin ante su obra pictórica, expuesta en San Petersburgo.
    Pero lo más importante, compartieron camaradas, veladas intelectuales, y su propia vida en el campo.

    ResponderEliminar
  5. Ha pasado mucho tiempo,
    pero me sigo viendo igual,
    un poco más pequeño...
    pintado por Felipe Smides.

    Con la barba ya blanca,
    sin camisa, y sin historias.

    ResponderEliminar
  6. Siempre estupendos los posts que nos dejas. Gracias por compartir.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Mejor actuar sin preguntas, y es que hay cosas que no son necesarias saber...
    Muy bueno tu post.

    Un beso desde mis Amanteceres.

    ResponderEliminar
  8. Como el buen vino, pues...
    Un beso Shang

    ResponderEliminar

La palabra sólo puede celebrar la belleza, no reproducirla (Thomas Mann)